Cinco pasos para mejorar la salud ósea

Cinco pasos para mejorar la salud ósea

Antes de empezar con nuestro primer post del año relacionado con cinco pasos para mejorar la salud ósea. Desde todo el equipo de Muvone queremos desearos una buena entrada de año y que hayáis disfrutado de unos magníficos días de Navidad con familia y amigos.

Esperemos que tengáis las pilas cargadas para cumplir nuestro objetivo que nos marcamos de prevenir la osteoporosis. En este sentido, hoy vamos a ver cinco sencillos pasos para acercar aún más este objetivo.

Paso 1: Calcio = huesos

El hueso no se entiende sin el calcio y el calcio no se entiende sin el hueso. Es una relación mutua en la que nosotros somos los causantes de tener una salud ósea de 10. Si aún no has descubierto o andas un poco perdido en alimentos ricos en calcio, visita nuestro completo manual para no perder ni un detalle de este mineral.

Es imprescindible consumir calcio durante toda nuestra vida. Pero lo es aún más durante la formación ósea de nuestro esqueleto. Esta etapa ocurre durante la infancia ya que el cuerpo, como hemos dicho, el cuerpo se está formando y es cuando más calcio necesita.

Los intolerantes a la lactosa también pueden nutrirse de calcio a través de otros alimentos. Esto es el caso, de las espinacas o las acelgas o de legumbres como los garbanzos o las alubias blancas. Disfruta comiendo saludable con este menú que Muvone ha preparado para intolerantes a la lactosa.

Paso 2: Vitamina D, sol y osteoporosis

La vitamina D contiene una peculiaridad: muy pocos alimentos la contienen si la comparamos con el resto de vitaminas. Ahora bien, estos alimentos existen y en este manual preparado por Muvone encontrarás todos los alimentos ricos en vitamina D.

¿Qué hacemos para nutrirnos de esta vitamina? Buscar el sol. El sol es el complemento a la alimentación para conseguir la cantidad suficiente de vitamina D diaria. En invierno, con la reducción de las horas diurnas y la falta de sol por el buen tiempo es más complicado pero podemos conseguir nutrirnos buscando otras alternativas.

 

Paso 3: Ejercicio, ejercicio y ejercicio

Para la OMS (Organización Mundial de la Salud) existen pruebas convincentes de que la actividad física, sobre todo aquella que incrementa la potencia muscular, la coordinación y el equilibrio son beneficiosas para prevenir las fracturas osteoporóticas.

Relacionado con la vitamina D, es aconsejable disfrutar del deporte en la calle expuestos a la luz solar, de esta forma estaremos consiguiendo cumplir dos pasos en uno. Por otra parte, si quieres saber más sobre las zonas mas propensas a sufrir osteoporosis y ejercicios concretos, visita nuestra sección fitness.

Paso 4: Malos hábitos, eliminados

En este objetivo no tienen cabida. Hablamos de alcohol y tabaco principalmente, aunque también entrarían otras como el consumo de medicamentos que nos afecten al desarrollo normal de nuestra masa ósea.

Según el estudio Alcohol and other factors affecting Osteoporosis Risk in Women, se confirma que una alta cantidad de alcohol junto con otros estilos de vida, tales como fumar, mala alimentación u obesidad – afectaría al desarrollo del hueso y aumentaría el riesgo de la aparición de la osteoporosis.

Paso 5: Más vale prevenir que curar

La osteoporosis no es una enfermedad con síntomas dolorosos pero una vez se produce la fractura, además del dolor, la calidad de vida disminuye significativamente. En estos casos, hay muchas maneras y trucos para evitar caídas y golpes que nos puedan dañar los huesos.

La elección de un buen calzado a la hora de practicar ejercicio es muy importante. La corrección de problemas visuales (especialmente en personas mayores). La ayuda de utensilios a la hora de entrar a la bañera. O simplemente tener una buena iluminación en casa evitarían caídas y, como resultado, fracturas de huesos.

Cumple estos cinco pasos y disfruta de una vida sin osteoporosis.

 

¡Huesos Sanos! ¡Huesos Felices!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.