¿Cómo diagnostican los médicos si una persona tiene osteoporosis?

¿Cómo diagnostican los médicos si una persona tiene osteoporosis?

Establecer unos parámetros exactos que nos muestren que sufrimos osteoporosis no es posible hasta que la enfermedad está ya en su fase más avanzada. Por ello, el diagnostico por parte de los médicos suele ser tardío, simplemente porque los síntomas que presenta esta enfermedad son pocos o ninguno.

Con la osteoporosis ocurre que perdemos densidad masa ósea (DMO) que se traduce en una mayor fragilidad. Y ademas la aparición de fracturas espontaneas que no deberían de pasar. Una de las grandes causas de la aparición de la osteoporosis es por falta de un alimento fundamental como es el calcio.

Sin embargo, también es cierto que la osteoporosis viene marcada en un 70% por causas hereditarias. Las cuales son difíciles de tratar. Una vez ya la sufrimos hay que diferenciar que cuando la pérdida supera el 25%, los médicos hablan ya de osteoporosis. Mientras que si está entre el 10% y el 25% apuntan a osteopenia.

¿Cómo diagnostican los médicos que una persona tiene osteoporosis?

 

Una de las formas es a través de la densitometría osea. Es una exploración inocua que proporciona a los médicos un valor numérico que da una aproximación sobre la cantidad de calcio en un determinado lugar de nuestro cuerpo.

Estas exploraciones, llevadas a cabo en un laboratorio, permiten establecer las causas de la pérdida de masa ósea del paciente. Así como, saber si este paciente se descalcifica de manera rápida o lenta.  Es decir, parámetros que dan pistas sobre el tratamiento a seguir para intentar prevenir la osteoporosis.

Sin embargo, debemos evitar llegar a este punto de la enfermedad, por lo menos en lo que nos atañe: malos hábitos (alcohol o tabaco) y trastornos alimenticios basados en excesos de proteínas o no consumir suficiente calcio. Además de la exposición solar que nos aporta la tan ansiada vitamina D.

Síntomas que orientan a los médicos

En las primeras fases de la enfermedad no se suelen presentar síntomas ninguno. Ya en una fase avanzada algunos de los síntomas más comunes en pacientes son:

  • Dolor óseo en zonas más propensas a sufrir osteoporosis
  • Fracturas con poco o ningún traumatismo
  • Posturas encorvadas
  • Dolor de cuello
  • Lumbago
  • Pérdida de estatura (hasta 15 cm.)

Cómo prevenir la osteoporosis

Ya sabemos que una vez la padecemos es muy complicado evitar su expansión. Por lo tanto, debemos seguir un tratamiento que está enfocado a retener o retrasar la aparición, prevenir fracturas a través de alimentos que fortalezcan los huesos y minimizar el riesgo a sufrir alguna caída.

En cuanto a la alimentación, los expertos estiman que una persona adulta debe consumir alrededor de 1000 mg al día de calcio. Este aspecto es muy importante, sobre todo en la infancia, que es cuando los huesos están en formación. En este manual encontrarás todo lo relacionado con este mineral.

Por otra parte, durante el invierno se aconseja aprovechar los días de sol. Debemos tomar durante 15 minutos el sol en brazos y piernas para conseguir el aporte necesario de vitamina D.

Hacer ejercicio trabajando las zonas más propensas a sufrir osteoporosis. En nuestro sección de fitness encontrarás muchos consejos y ejercicios específicos de cada zona.

Por último, es bueno también que evitemos malos hábitos como es el alcohol o el tabaco. En el caso del tabaco se ha llegado a demostrar que obstruye la llegada de la vitamina D al hueso, haciendo de esta forma que menos cantidad de calcio llegue a nuestros huesos.

Seguir estos consejos es clave, sobre todo en periodos tempranos en los que nuestro cuerpo se está formando. Del pico de masa ósea alcanzado hacia los 30-35 años de edad dependerá el desarrollo a edades más avanzadas o no de la osteoporosis.

 

¡Huesos Sanos! ¡Huesos Felices!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.