Entrenamiento de fuerza

Entrenamiento de fuerza

Entrenamiento de fuerza | Es evidente que una vez el proceso lógico del envejecimiento va llegando a nuestro cuerpo, la osteoporosis se convierte en el enemigo número uno. Esta enfermedad reduce drasticamente nuestra calidad de vida. A pesar de esto, nunca es tarde. El entrenamiento de fuerza es fundamental para llegar a esta edad con una estructura fuerte.

La importancia de un entrenamiento de fuerza

Los huesos con el paso del tiempo se debilitan. La disminución del tejido ósea tiene como consecuencia las temidas fracturas. Si no se ingiere calcio, vitaminas y minerales  y se practica ejercicio habitualmente nuestros huesos corren peligro. Hoy nos vamos a centrar en un entrenamiento de fuerza que ayude a prevenir la osteoporosis.

Cuando hablamos de disminución de calidad de vida por culpa de esta enfermedad nos estamos refiriendo incluso a no poder soportar el peso de un objeto. Hay numerosos estudios que hablan de los efectos positivos que este tipo de entrenamiento tiene.

Según un estudio del The Journal of Sports Medicine and Physical Fitness se llegó a la conclusión que mujeres que llevaban a cabo este tipo de ejercicio les ayudaba para aliviar las dolencias que causa la osteoporosis.

Más datos sobre este estudio

Este estudio estaba enfocado a mujeres mayores de 65 años y con un estilo de vida sedentario.  Para ello, se preparó un circuito compuesto por Press de banco, extensión de piernas y algunos ejercicios con peso muerto muy básico. En un periodo de tiempo de unas 12 semanas con 2 sesiones cada 7 días, los resultados fueron los siguientes:

  • La fuerza de las extremidades superiores creció en un 12%.
  • La fuerza de las extremidades inferiores aumentó en un 13%.
  • El 90% de los pacientes mostraron mejorías en tareas como salir a andar.

*En todos los casos, se utilizó una dieta concreta basada en calcio.

¿Qué ejercicios están enfocados a este tipo de entrenamiento?

Normalmente, estos ejercicios deben estar supervisados por un profesional. Entran a jugar muchos factores que no son los mismos para todas las personas. Depende de vuestra edad, de vuestro grado de osteoporosis y de la situación de cada persona.

Sin embargo, vamos a explicar algunos de los ejercicios más comunes respecto a los entrenamientos de fuerza:

  • Sentadillas: para conseguir que afecte positivamente a nuestros huesos cogemos una pesa. Mientras estamos bajando sostenemos la pesa con ambas manos.
  • Lagartijas: cuidado con este ejercicio que parece sencillo pero pocas veces lo hacemos bien. Son las llamadas flexiones. Como consejos diremos que los codos deben estar ligeramente metidos debajo del cuerpo. Intenta bajar hasta que el pecho esté cerca del suelo y regrese a la posición inicial.
  • Pesas con las manos: Lo positivo de este ejercicio es que no tienen que ser pesas exactamente. Puede ser cualquier peso que tengamos en casa.
  • Running: Sal a correr y respira aire fresco mientras te nutres de vitamina D con el sol. Soportar nuestro peso mientras corremos hará que nuestros huesos se beneficien.

¡Huesos Sanos! ¡Huesos Felices!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.