Los niños y sus huesos

Los niños y sus huesos

Los niños y sus huesos o lo que es lo mismo el grado de preocupación que padres quieran poner en este problema. La mayor parte de los padres se preocupan en la salud y el bienestar de sus hijos. Sin embargo, generalmente no se suele pensar en los huesos. Está claro que en cuanto a los huesos se refiere cualquier etapa de nuestra vida es importante pero hay que tener especial vigilancia en la infancia.

Y es que, apartando factores hereditarios, los antecedentes de osteoporosis se establecen en la infancia. Aquí resulta clave que tanto los padres como el pediatra trabajen en el mismo sentido. Adoptar hábitos de alimentación y un estilo de vida saludable desde la niñez ayudará a prevenir la osteoporosis y posibles fracturas.

Los niños y sus huesos

A modo de recordatorio: la osteoporosis es una enfermedad que causa una pérdida en la densidad del hueso. Esto provoca una mayor propensión a las fracturas. La cantidad de hueso o masa ósea que se desarrolla durante la niñez determinará la salud ósea en el futuro. Por tanto, los hábitos de los niños de ahora puede fortalecer o debilitar su saludo ósea en la vejez.

Por ahondar un poco más en la importancia diremos que el hueso es un tejido en constante cambio. El hueso viejo se sustituye por uno nuevo. Durante la infancia, los niños y sus huesos renuevan su tejido con más celeridad ya que es una etapa de crecimiento tanto en tamaño como en densidad. No obstante, esta fase tiene un límite de edad.

Los huesos en la mayoría de las personas alcanza su pico máximo de desarrollo óseo entre los 25 y los 35 años. En ese momento, los huesos alcanzar su nivel máximo de fuerza y densidad. En el caso de los niños y sus huesos, las niñas aproximadamente sobre los 18 años adquieren un 90% de su masa ósea máxima. Al contrario, los niños ese nivel está en los 20 años.

Pero lo que si que es fundamental es que la etapa de la infancia a la adolescencia es clave para conseguir una salud ósea óptima.

Factores de riesgo

No siempre prevenir la osteoporosis va a depender de llevar unos hábitos saludables. A pesar de tener un estilo de vida correcto, hay factores que no se pueden controlar como:

  • Sexo: La densidad ósea es mayor en hombres que en mujeres. Aunque durante la infancia el desarrollo de esta masa es muy parecida durante la pubertad se acrecienta este cambio.
  • Raza: las personas con la piel más oscura adquieren una mayor cantidad de masa ósea máxima en comparación con las personas de piel más blanca. Las razones exactas aún se desconocen.

¿Cómo puedo ayudar a mantener a mis niños los huesos sanos?

La respuesta es, a priori, sencilla. Esto es, en unos hábitos saludables. Si los niños ven que siguen un estilo de vida basado en una alimentación rica en calcio y una actividad física habitual, los niños seguirán su ejemplo. Los padres son los grandes influyentes en la educación de sus hijos.

Por tanto, es fundamental que los niños aprendan a comer bien. Comer para tener huesos sanos y fuertes significa comer alimentos ricos en calcio y vitamina D. En el caso del calcio, en este manual podrás ver alimentos ricos en calcio para buscar alternativas a la leche y sus derivados. Asimismo, hay en este otro post encontrarás un menú apto para intolerantes a la lactosa.

Por otro lado, los niños deben hacer deporte. En este sentido, el colegio ayuda en la introducción durante la infancia de la actividad física en sus hábitos. Asimismo, las actividades extraescolares también puede ser una alternativa. No se trata de obligar sino de que encuentren su sitio y disfruten de las ventajas del deporte.

La osteoporosis una enfermedad de todas las etapas

Por último, ya hemos hablado de la importancia de esta primera fase de nuestra vida. La situación es realmente preocupante en una doble dirección. Por un lado, no existe cura para este enfermedad. Por otro lado, hay datos oficiales (Organización Mundial de la Salud) que hablan de hasta 34 millones de afectados en Europa en el año 2025.

El problema es grave porque las fracturas que resultan de esta enfermedad pueden provocar deformaciones y ser muy dolorosas. Por tanto, no esperes más que aún estás a tiempo. Súbete al carro, ayúdate del dispositivo de Muvone y adopta un estilo de vida saludable.

¡Huesos Sanos! ¡Huesos Fuertes! 

No hay comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.