mejor calzado deportivo

Elige el mejor calzado deportivo para prevenir la osteoporosis

A la hora de llevar a cabo cualquier deporte o ejercicio físico, elegir el mejor calzado deportivo es importante para que nos sintamos cómodos. En esta situación, se acentua aún más cuando hacemos ejercicio. Un buen calzado nos estará ayudando a conseguir nuestro objetivo número 1: prevenir la osteoporosis. En este post, vamos a detallar algunos consejos que ayudarán a elegir el mejor calzado deportivo.

La importancia de elegir el mejor calzado deportivo.

A veces no somos consciente del beneficio real que tiene el deporte o el mismo miedo a sufrir una lesión nos echa para atrás para practicar ejercicio. Además, podríamos decir que el primer paso para prevenir la osteoporosis respecto del ejercicio empieza aquí. Si no tenemos ninguna idea a la hora de elegir un buen calzado, es aconsejable que nos pongamos en manos de expertos que nos ayuden.

¿Cómo elegir el mejor calzado deportivo?

Hay muchos factores que influyen a la hora de elegir el calzado deportivo. La decisión varía entre el tipo de deporte, el sexo de la perosna, el tiempo de entrenamiento o el lugar. No obstante en la mayoría de los casos se resumen en elegir por el color o por el “buen precio” de las zapatillas. Vamos allá a explicar estos factores que nos condicionan:

Paso 1: Descubrir el tipo de pie

Este paso es realmente curioso. ¿Sabías que hay diferentes tipos de pies? En principio, hay que determinar entre si tienes un pie egipcio, griego o cuadrado? El mejor consejo si no te pueden ayudar en determinar que pie tienes es elegir un calzado que no comprima la zona de los dedos y que quede ajustado. Si aparecen ampollas, eso significa que ese calzado no está hecho para ti.

Paso 2: Elegir el material de corte

El género, el tipo de práctica o la duración de la misma determinan cómo debe ser esta zona del calzado y son muy pocas las ocasiones en las que nos paramos a pensarlo. Las chicas tienen un menor control medio-lateral (hacia los lados) de cadera y rodilla y por tanto, es necesario reforzar la zapatilla con mayor material de corte para evitar ciertas basculaciones.

Paso 3: Elegir la amortiguación necesaria

Aunque no es un elemento que nos llame la atención o que prestemos mucho caso es fundamental para la prevención de la osteoporosis y de lesiones. Es el material que hay entre la suela y la media suela. Mientras mayor sea esta zona, mayores niveles de amortiguación podrán obtenerse. Por tanto, la elección de esta zona del calzado debe basarse en las necesidades reales de amortiguación que tengamos.

Paso 4:  Descubrir qué tipo de pisada tenemos

Cualquier alteración en la pisada puede condicionar la zapatilla y modificaciones en el calzado pueden contribuir a la prevención de patologías derivadas de estas alteraciones. Es posible colocar materiales de mayor densidad en determinadas zonas de la zapatilla para que se provoque un menor desgaste y ayuden a la corrección postural.

Paso 5: Elegir el tipo de suela

Aquí la decisión se basa en pensar sobre qué tipo de superficie vamos a llevar a cabo el deporte. No es lo mismo el suelo de un gimnasio, el campo o el asfalto. Mientras más irregular, mayor profundidad de suela y al revés.


No es fácil decidir un calzado. También sabemos que es díficil resistir y buscar otras alternativas al precio. Si tenéis oportunidad de aseguraros un buen calzado, vuestro cuerpo os la va a agradecer.

¿Quieres más consejos Muvone? Visita nuestro blog y descubre muchos más para prevenir la osteoporosis.

¡Huesos Sanos! ¡Huesos Felices!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.