Nutrición y salud ósea en todas las etapas de la vida

Nutrición y salud ósea en todas las etapas de la vida

La nutrición es salud. Llevar unos hábitos y una dieta rica en alimentos saludables es bueno no sólo para prevenir la osteoporosis. Sino que también te ayudará a mejorar tu calidad de vida. En este sentido, dentro de nuestro objetivo la nutrición resulta clave para la salud ósea en todas las etapas de la vida.

Beneficios de una buena nutrición

A partir de los alimentos que tomemos diariamente podemos acostumbrar a nuestro organismo a seguir unas pautas que marquen el desarrollo correcto o no del cuerpo. La alimentación es la base para llevar a cabo funciones vitales y actividades normales que realizamos a diario.

Además, una alimentación correcta y equilibrada es la causante de cumplir con las necesidades específicas de cada organismo. Siempre teniendo en cuenta sexo, peso, talla y edad, así como aspectos socioculturales.

De manera general, vamos a detallar una serie de beneficios generales que una buena nutrición aporta a nuestro cuerpo:

  • Una buena nutrición es clave en la prevención inmunológica de algunas enfermedades. Como la gripe y otras a largo plazo como la diabetes.
  • Aumento en la calidad de vida ya que ayuda a tener un mejor tránsito intestinal.
  • Estabilidad del peso corporal en unos niveles acordes a las necesidades específicas de cada uno.
  • A través de algunos alimentos como los antioxidantes, podemos tener un aspecto más joven ya que eliminan células muertas.

 

Calcio a todas las edades

Para nuestra salud ósea es fundamental tomar alimentos ricos en calcio.  La osteoporosis, es una enfermedad cuya prevalencia crecerá notablemente en las próximas décadas. Por eso es de gran importancia concienciar a la población a través de la nutrición.

¿Hay alguna etapa señalada en rojo para tomar calcio? A nivel general, todas las etapas de nuestra vida deben estar enriquecidas con alimentos ricos en este mineral. Sin embargo, es cierto que la etapa de la lactancia, infancia y adolescencia son claves para el desarrollo correcto en un futuro de nuestros huesos.

Esta fase es crucial para el devenir de nuestra salud ósea. Simplemente porque es la fase donde nuestros huesos están en constante cambio y desarrollo.

Tener una buena alimentación en esta etapa determinará el tamaño o fuerza máxima denominada densidad máxima ósea (DMO). Sin embargo, aunque la dieta y el ejercicio pueden influir, si que es cierto que esta densidad puede ser fundamentalmente determinada por otras factores genéticos.

 

Vitamina D, compañero ideal del calcio

Aunque los alimentos que contienen vitamina D sean pocos, hay que saber que existe. Su fuente natural más utilizada y a mano de encontrar en cualquier supermercado son los pescados azules. Pescados como el salmón, atún, caballa son una gran fuente de vitamina D.

Otras opciones de encontrar vitamina D son los champiñones o setas que hayan estado expuestas al sol, lácteos enriquecidos con esta vitamina o el huevo tanto como la yema como el huevo cocido.

La importancia de esta  vitamina y de incorporarla a nuestra dieta habitual es debido a que favorece la absorción de calcio en nuestros huesos. En este sentido, evitar malos hábitos como el tabaco, que frena que la vitamina D cumpla su función, también se antoja primordial.

Por último, para complementar este aporte diario adecuado de vitamina D, el sol es nuestro gran aliado. El tiempo estimado para tomar el sol depende de la persona, la época del año, la latitud, la hora e incluso la utilización de cremas solares. El tiempo promedio, por ejemplo, en verano está estipulado entre 15 y 20 minutos máximo antes de usar la protección solar.

Una buena alimentación es la base de una salud ósea óptima. Seguir unos sencillos consejos nutricionales de expertos e incorporar calcio y vitamina D nos aportará a largo plazo unos beneficios en forma de evitar caídas y las temidas fracturas.  Además, en nuestra sección de recetas osteosaludables encontrarás multitud de recetas ricas para prevenir la osteoporosis.

 

¡Huesos Sanos! ¡Huesos Felices!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.